Esta Área Natural Protegida está ubicada en la provincia de Zarumilla, en el departamento de Tumbes, en el norte del Perú, en la costa muy cerca a la frontera con Ecuador.

Con una extensión de 2,972 hectáreas es un ecosistema muy apreciado por la gran diversidad biológica que posee, y por los beneficios naturales que brinda a las poblaciones cercanas durante centenas de años. Esel ícono más imporatnte de la formación de manglares en todo el Perú, que es considerado de alto valor por la riqueza hidrobilógoca que alberga.

Son ecosistemas singulares, espectaculares y prolíficos que se encuentran en el límite entre la tierra y el mar.

Los manglares también actúan como una forma de defensa costera natural contra las mareas de tormenta, los tsunamis, el aumento del nivel del mar y la erosión.


Sernanp considera que también que “Los manglares son potenciales e importantes áreas para el turismo, la investigación científica, el desarrollo de campañas de sensibilización pública y la educación ambiental. Pues cuando uno visita el extremo costero norte del Perú, es inevitable relacionar esta tierra fértil con sus delicias culinarias. Es por eso que salta casi inmediatamente un cebiche de conchas negras, de langostinos o algún plato con cangrejos. Y son justamente estos productos los que se encuentran en este recinto y que son manejados por los pobladores locales para satisfacer sus demandas básicas. Tanto el cangrejo del manglar (Ucides occidentalis), los langostinos (Penaeus spp.), así como la concha negra (Anadara tuberculosa) encuentran protección en el SNLMT.”

Asimismo el Sistema Nacional de Áreas Naturales Protegidas considera que “El Santuario custodia el majestuoso bosque de manglar y protege una alta diversidad biológica, además de incentivar la recreación y aumentar las corrientes turísticas en los lugares aledaños. El manglar es un tipo de ecosistema de zonas tropicales que toma su nombre del mangle, un árbol adaptado fisiológica y anatómicamente a las aguas con mucha salinidad y que crece solo en lugares inundados alternadamente por el mar y la desembocadura de alguna fuente de agua dulce. En Tumbes se encuentra desde el delta que forma la desembocadura del río Tumbes hasta la Punta Capones, en la frontera con el Ecuador.”

Por su parte la Unesco, resalta con respecto a este tipo de formaciones que: “Los manglares son ecosistemas singulares, espectaculares y prolíficos que se encuentran en el límite entre la tierra y el mar. Estos ecosistemas extraordinarios contribuyen al bienestar, a la seguridad alimentaria y a la protección de las comunidades costeras de todo el mundo. Mantienen una rica biodiversidad y proporcionan un valioso hábitat de cría para peces y crustáceos. Los manglares también actúan como una forma de defensa costera natural contra las mareas de tormenta, los tsunamis, el aumento del nivel del mar y la erosión. Sus suelos son sumideros de carbono altamente eficaces, reteniendo grandes cantidades de carbono.”

Pero la otra cara de la moneda, es la presión continua que enfrentan estas formaciones, y Unesco precisa que “están desapareciendo de tres a cinco veces más rápido que las pérdidas generales de bosques en el mundo, con graves impactos ecológicos y socioeconómicos. Las estimaciones actuales indican que la extensión de los manglares se ha reducido a dos en los últimos 40 años.”

Para su protección se tiene también el Día Internacional de la Conservación del Ecosistema de Manglares, aprobado por la Conferencia General de la UNESCO en 2015. Que se celebra todos los años el 26 de julio, para crear conciencia de la importancia de los ecosistemas de manglares como “un ecosistema único, especial y vulnerable” y promover soluciones para su gestión, conservación y usos sostenibles.

Fuente:
UNESCO
https://es.unesco.org/commemorations/EcosistemaManglares

Sernanp
https://www.sernanp.gob.pe/los-manglares-de-tumbes

Informa Revista Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X