El 29 de setiembre se ha establecido internacionalmente como el día para tomar conciencia sobre las grandes cantidades de comida que la humanidad desecha y que, con ideas innovadoras, podrían ser destinadas a quienes no tienen satisfecha la necesidad básica de alimentarse.

Avanzar en soluciones innovadoras para reducir las toneladas de comida que se botan a diario en el mundo, y así restaurar y construir mejores sistemas alimentarios con capacidad de resiliencia, es el propósito del Día Internacional de la Concienciación sobre la Pérdida y Desperdicio de Alimentos.

Esta fecha, instaurada el 29 de setiembre de 2019 por la Organización de Naciones Unidas (ONU) y cuya vigilancia está a cargo FAO, busca sensibilizar acerca de la importancia de este problema que no es menor, puesto que el número de personas afectadas por el hambre viene aumentando desde 2014, y porque, a nivel global, entre la cosecha y la venta minorista, se pierde cerca del 14% de los alimentos producidos.

A ello se suma el hecho de que alrededor del 17 % de la producción total de alimentos se desperdicia: 11% en los hogares; 5% en los servicios de comidas y 2% en el comercio al por menor.

La llamada de atención y a la acción es tanto para el sector público (autoridades nacionales o locales) como para el privado (empresas y particulares). Se espera que puedan dialogar y establecer prioridades para poder avanzar, con innovación, en la reducción de esa brecha y hacer que los alimentos lleguen a quienes los necesitan y puedan aprovecharlos.

¿Por qué es importante reducir la pérdida y desperdicio de alimentos?

Cuando se pierden o desperdician alimentos, los recursos que se utilizaron para su producción (agua, tierra, energía, mano de obra y capital) se desaprovechan. A ello se suma que su eliminación en vertederos genera emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), que contribuyen al calentamiento global.

También tiene repercusiones negativas en la seguridad alimentaria y la disponibilidad de alimentos, y contribuye a aumentar el costo de éstos. “Nuestros sistemas alimentarios no pueden ser resilientes si no son sostenibles”, afirma la ONU, enfatizando que “urge adoptar medidas a escala mundial y local para aprovechar al máximo los alimentos que producimos”.

Para lograr un cambio transformador es fundamental incorporar tecnologías, soluciones innovadoras como plataformas de comercio electrónico para la comercialización, y sistemas de elaboración de alimentos replegables y móviles; nuevas formas de trabajar y buenas prácticas con miras a gestionar la calidad de los alimentos y reducir las pérdidas y el desperdicio de los mismos.

¿Qué acciones tomar para no desperdiciar los alimentos?

El experto y CEO del software para la sostenibilidad Beeok, Cristian Bustos, señala que “aunque a veces no lo notemos, nuestros hábitos afectan al planeta y, aunque no lo queramos, ejercen una presión adicional sobre los recursos naturales”.

Añade que “cuando desperdiciamos comida, hacemos lo mismo con el trabajo, el dinero y todo lo que requirió la producción de esa comida, sin mencionar los recursos que se destinan a transportarla”. Por ello, ofrece 9 consejos para evitar desechar alimentos:

• Compra sólo lo que necesitas: No compres más de lo que puedes consumir, sé inteligente con tus compras, haz una lista de lo que necesitas y procura seguirla.

• Sirve cantidades pequeñas: Sirve o come porciones de comida más pequeñas en tu casa y comparte con tus amigos en los restaurantes, en caso de que las porciones sean muy grandes.

• Reutiliza la comida que te quede: Guárdala para preparar otra comida o transfórmala en un plato diferente.

• Deja los prejuicios: Compra frutas y verduras “feas” o irregulares. Son igual de buenas, pero un poco diferentes. Incluso, a veces, están a un precio menor.

• Revisa tu refrigerador: Almacena los alimentos a una temperatura entre 2 y 5 grados centígrados para una frescura y una vida útil máximas.

• Ordena los alimentos: Consume los productos conforme los vayas comprando, disponlos en la despensa de modo que queden a la mano los más antiguos y los más nuevos en la parte posterior.

• Entiende las fechas: “Consumir antes de” indica una fecha en la que el alimento es seguro para ser consumido, “Consumir preferentemente antes de” significa que la calidad es mejor antes de esa fecha y sigue siendo seguro para el consumo después de esta. La “Caducidad” es útil para la rotación del inventario para los fabricantes y minoristas.

• Compostar: Algunos desperdicios de alimentos pueden ser inevitables, así que ¿por qué no instalar un contenedor de compost? Les das otro uso, contribuyes a no contaminar, y a producir otros.

• Dona el excedente, compartir es vivir.

Fuente de imágenes: Pixabay

Informa Revista Digital Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

 

 

X