Las empresas B apuntan a una economía que pueda crear valor integral para el mundo y la Tierra.

El año pasado las Empresas B latinoamericanas ahorraron más de 1.4 mil millones de agua en sus procesos de producción y compensaron más de 11 millones de toneladas CO2.

Hoy en día existen más de 5.500 Empresas B certificadas, en más de 150 industrias alrededor del mundo. Perú tiene a 32 Empresas B Certificadas y 8 certificadas en otros países de la región.

Mientras muchas compañías se preocupan por las causas sociales sin tomar acción, las Empresas B se están moviendo para crear cambio en múltiples situaciones conectadas al hambre, a la afectación de campos de cultivo, a la proporción de empleabilidad y otras problemáticas a través de la participación en iniciativas públicas y privadas que buscan contribuir a la sostenibilidad global.

Una manera para que las compañías confirmen su compromiso a las causas sociales, es certificarse como Empresa B. Para llegar a certificarse como Empresa B, se evalúan diferentes aspectos, entre ellos, se analiza si la gestión comercial de la organización tiene un impacto o influencia positiva en sus colaboradores, en la comunidad en la que operan, el medio ambiente y sus clientes. Para lograr la certificación como Empresa B, una empresa debe lograr una puntuación de al menos 80 de 200 puntos en dicha evaluación. Así mismo, deberá tener otros requisitos como: llevar más de 12 meses de operaciones, operar en un mercado competitivo, requerimiento legal de Empresa B, entidad con fines de lucro, y que sea un negocio completo y distinto.

Las compañías que suelen ser Empresa B reciben su designación por Sistema B y Lab B, organizaciones sin fines de lucro que cree que los gobiernos, las empresas y los ciudadanos, deben trabajar en conjunto para construir una nueva estrategia, en la que el éxito y los beneficios financieros impulsen la construcción de una economía más justa, equitativa y regenerativa para las personas y para el planeta.

Hoy en día existen más de 5.500 Empresas B certificadas, en más de 150 industrias alrededor del mundo, y de esas, más de 920 son de América Latina y Caribe, y todas están unidas por un objetivo común: transformar la economía global para beneficiar a todas las personas, en impactar positivamente a las comunidades y ser agente de mejora para el planeta.

Empresas con propósito del Perú
Actualmente, Perú tiene a 32 Empresas B Certificadas y 8 certificadas en otros países de la región, pero con operaciones en Perú. Se puede hablar de una comunidad de 40 Empresas B Certificadas en territorio peruano que asumen un compromiso de mejora continua y ponen su propósito empresarial socioambiental en el centro de su modelo de negocio.

“Siempre decimos que las Empresas B no son perfectas, pero lo que las hace más competitivas e interesantes frente a empresas convencionales es que miden y analizan las cinco áreas más relevantes de su empresa, como: Gobierno, Trabajadores, Clientes, Comunidad y Medio Ambiente; con el fin de ayudar a identificar todos los posibles puntos de mejora y oportunidades para ser un agente de cambio en la economía, protegiendo la misión y potenciando el triple impacto”, destaca Mariale Soto, Directora Ejecutiva de Sistema B Perú.

Las Empresas B se distinguen por adoptar altos estándares de prácticas ambientales, sociales y de gobernanza, en los últimos diez años, las Empresas B de América Latina y el Caribe han facturado $ 28 mil millones y solo en el 2021 han otorgado más de 24 mil nuevos puestos de trabajo, empleando así a un total de 124 mil personas; demostrando que las empresas con propósito son rentables y ofrecen oportunidades de crecimiento reales.

La propuesta de Sistema B apunta a una economía que pueda crear valor integral para el mundo y la Tierra, el año pasado las Empresas B latinoamericanas ahorraron más de 1.4 mil millones de agua en sus procesos de producción, y a su vez, compensaron más de 11 millones de toneladas CO2, optando por cambios de paradigmas urgentes que benefician al planeta.

Betterfly, primera Empresa B en transformarse en unicornio social en Latinoamérica, y la cual ahora tiene operaciones en Perú, es la primera plataforma digital de beneficios que combina bienestar, protección financiera y propósito social. Es una combinación poderosa de esfuerzo personal, recompensa financiera e impacto social que comienza y termina con personas motivadas para ser mejores, hacer mejor las cosas y crear algo mejor para el mundo. El efecto Betterfly les brinda a las empresas la habilidad de empoderar y motivar a sus colaboradores para tener hábitos saludables a diario que pueden transformar sus vidas y la de sus familias, y las de otras personas en comunidades vulnerables.

“Estamos seguros de que poner el propósito social en el centro de todo lo que hacemos, nuestras operaciones, cultura y marca, es la razón por la que hemos podido crecer como lo hemos hecho y alcanzar varios hitos que solo un par de años atrás hubieran parecido imposibles”, comentó Eduardo della Maggiora, CEO y Fundador de Betterfly.

Desde 2018 Betterfly, ha realizado más de 3.5 millones de donaciones a causas de alimentación, más de 500 mil donaciones a causas de reforestación, más de 350 mil donaciones a causas de agua. Para finales del 2022 se planea superar las cifras con la ayuda de las organizaciones aliadas.

 

Informa Revista Digital Naturaleza Interior
“Cuidando nuestro medio ambiente y la vida”

X